martes, 29 de junio de 2010

RECUERDOS DE PARTE DEL COMERCIO FRANCÉS DE GUADALAJARA, EN TIEMPOS DE MI JUVENTUD.












°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°°ESTIMADOS AMIGOS... De mis recuerdos inolvidables, está presente en mi menta la renovación total hecha a EL NUEVO MUNDO, -tienda departamental donde laboraba mi padre-, dejándolo de tres pisos en el actual edificio de la Sría. de Finanzas del Gobierno del Edo., en Pedro Moreno y Corona, bajo la dirección de un Arquitecto tapatío de renombre y de un muy afamado decorador francés, reabriendo al público con un Desfile de Modas dirigido por Henri de Chatillón que armó gran revuelo entonces.
Por las tardes, en los meses de "Barata", tocaba un quinteto de música semi-clásica, tipo jazz y popular con Consuelito Velázquez al piano, y su entonces compañero Victor Manuel Pazos en el bajo; también recuerdo que se presentó en una grata ocasión, un pianista norteamericano de color, muy afamado y admirado en ése tiempo.
Aparte de los modernos arreglos de cada departamento, las molduras en yeso novedosas, maniquíes vanguardistas y la mercancía de importación que se trajo de Francia, España, Inglaterra, Suiza y EE. UU., se arreglaron por primera vez los aparadores en "vivo", con pájaros coloridos, canarios, verdines, cardenales y periquitos de Australia, por la llegada de la Primavera, el encargado de ello fué el aparadorista Salvador Cárdenas, artista que también ganó premios en las decoraciones con motivo de las Fiestas Patrias y por Navidad.
--
La tienda mas grande y con mayor número de departamentos, siempre fué LAS FABRICAS DE FRANCIA, que manejaba líneas deportivas, de regalos, de bebés, perfumería fina, lencería importada y empezó con Fuente de Sodas interior, secciones que otras tiendas no manejaban.
Me agradaba ir a ver todo lo de deportes con el Sr. Rougoon, un francés ya viejo y obeso que me quiso mucho y me permitía probar todas las novedades que recibía.
En Administración, saludaba al buen amigo Don Agustín Ortega, (que alguna vez fué novio de mi tía Nona). y que tenía dos hijas muy guapas, Mireille y Norma. A Fausto y Max Prieto, mis ídolos en el Futbol y Básquet, con quien seguido entrenaba en el Club For-Bec de la calle de Tolsa, y a Juliancito Frouchier Jr. que después casó con una guapa empleada de dicha empresa.
---
Al paso del tiempo, me favoreció con su amistad también Don Carlos Vachéz, Director General, (quién vive aún),jefe directo de mi tía y Cónsul plenipotenciario de Francia en ésta ciudad.
---
Tiempo después, trabajaron en ALMACENES FAVIER dos de mis primas hermanas, Totó y Titina, además de Don René Paillaud que me trató mucho tiempo antes, y luego pasó a laborar allí también, teniendo amistad con su hijo René Jr. y sus hermanas.
Llegó a crearse la fama de que las empleadas mas guapas de Guadalajara estaban en dichos almacenes, algo así como en servicios bancarios, "Bancomer", (antes, Bco. de Comercio de Gdl.), por lo que los muchachos que buscábamos novias dábamos nuestras vueltas para conocer las "más guapas novedades" y a las amigas de nuestros conocidos, aunque en realidad, nunca comprábamos nada ni realizábamos operaciones financieras.
---
A LA CIUDAD DE MEXICO, siempre le tuve muy mala voluntad, ya que de ella salió corrido mi padre cuando falleció su mamá y no le creyeron; su falta de asistencia la consideraron una disculpa inventada hasta que les llevó la esquela, y por amor propio ya no aceptó seguir trabajando allí nunca más.
Desapareció pronto, cuando empezó la modernización de Guadalajara, poco después de LA CIUDAD DE LONDRES que únicamente manejaba operaciones al Mayoreo y Medio Mayoreo.
---
En EL NUEVO PARIS, fuí cliente muchos años, hasta que tuvieron un error que luego se aclaró, ya que pretendían cobrarme dos veces unas compras que había sacado a crédito. Saludaba con mucha confianza como hasta la fecha, a Don Pedro y Don Alberto Javelly, hermanos de Doña Margarita la esposa de mi jefe por casi 20 años, Don Augusto Brun, por lo que me conocían perfectamente ya que en varias ocasiones me vieron inclusive en la casa particular de él, situada puerta con puerta del Gdl. Country Club, a donde me llamaba a trabajar cuando estaba delicado de salud.
A éstas fechas ya murió, y no he tenido oportunidad de saludar a su señora que seguido sale en 'sociales', aunque sí a Don Alberto, que era de los propietarios del terreno e instalaciones del Canal 6 de T.V. donde laboré hasta hace unos 13 años, y a donde él iba y me saludaba de vez en cuando.
---
Estos son solo algunos de mis recuerdos del Comercio francés, el major y más importante de esta ciudad por mucho tiempo.
Afectuosamente; ALF, el tapatío, aún sin problemas del Alzheimer a Dios gracias.

4 comentarios:

Leonardo dijo...

Alf, te saludo de nuevo con gusto... Que platicas eh!! Me dejas con la boca abierta y con ganas de mas! y que bueno que no te sigue el tio Ans Jaime... jajaja porque a mi se me va la onda con los nombres y se siente feo!!.

ALF dijo...

Creo que es la primera vez que me escribes y mucho te lo agradezco.
A mis 75 años, tengo bastante buena memoria, pero seguramnte se me van datos y es natural.
Desde que me jubilé he dado por entretanerme en esto y ver si alguien saca provecho de mis viejos recuerdos y probables enseñanzas.
Gracias por tus líneas. ALF.

Ana dijo...

Hola Alf!!!

Me ha llenado de recuerdos tu comentario del comercio francés...
Ahora comprendo muchas cosas... mi madre trabajaba en Favier antes de casarse con mi padre y, la verdad... es guapísima. Jajajajaja!!!
Un Abrazo desde la Colonia Americana.

Victorita.

Brenda dijo...

Le agradezco mucho que comparta sus recuerdos por este medio. El leerlos me lleno de nostalgia del Guadalajara de mis abuelos. Y como dicen, el mundo es un pañuelo. Yo vivi por varios años en el edificio del Sr. Ortega, que ahora es de una de las hijas que menciona. Ojala tenga la oportunidad de escribir mas del tema del Guadalajara de antaño. Mil gracias.