lunes, 6 de julio de 2009

TENGO OTROS 'VICIOS' PEORES, TAMBIÉN ME GUSTA "CANTAR"... (Les platico mis vivencias).







_______________________________________
DE MI ETERNO VICIO POR CANTAR…
...
Desde que empecé a estudiar la Secundaria en el Instituto de Ciencias (1946), en donde encontré en Gilberto y en Manuel (Q.E.P.D.), a dos buenos amigos que me animaron y me enseñaron los principios básicos para tocar la guitarra, (instrumento que tanto gustaba a mi Padre y que el mismo se encargó de regalarme la primera que tuve, la cual compró a un aborigen de Paracho, Mich. que entregaba su producción en una Casa de Música del centro de la ciudad), comenzamos los tres muy asiduamente a practicar, escuchando una y otra vez toda la obra musical del trío “Los Panchos” ídolos de aquella época y recién llegados a México de los Estados Unidos, hasta darle más o menos forma a un trío estudiantil bastante satisfactorio, que nos permitía amenizar con voces e instrumentos buenos ratos a la salida de las clases, en algunas fiestecitas familiares y más tarde aún en eventos formales, kermeses o en festivales de la Casa Loyola, club dependiente del Colegio y hasta en algunos otros de tipo deportivo o privados.
Gracias a ese querido trío, fuimos de los más populares compañeros; llevábamos ‘gallos’ y serenatas entre amigos y éramos muy bien recibidos por el sector femenil de estudiantes en aquel entonces.
Nos duró buen tiempo el gusto con grandes satisfacciones y logros, hasta que una enfermedad de Manuel (el Glostora), compañero que llevaba la primera voz lo hizo dejar los estudios y poco a poco fuimos desbaratando nuestro trío, llamado por algunos amigos, 'Los Médicos Melódicos'.
En cuanto a las voces quiero dejar en claro que la mía era la menos apropiada para ese tipo de conjunto musical, por ser demasiado fuerte, grave y con pocos conocimientos para hacer la segunda o tercera voz, pero más o menos me defendía y destacaba en algunas composiciones que eran propias para mi lucimiento personal.
Con la guitarra, a base de constancia y buenos consejos, si llegué a defenderme satisfactoriamente, y llegamos a tener puesto del todo un listado de más de 300 canciones, básicamente boleros, guarachas, valses peruanos sones y algunos corridos, todos ellos éxitos de ‘Los Panchos’ cuya colección de discos teníamos siempre al corriente, tanto cuando cantaba Avilés, como los que lo fueron supliendo (J. Albino, Cáceres, Julito Rodríguez, Ovidio Hernández y otros más).
Pasó un tiempo pero poco dejé el gusto por la cantada, ya que muy pronto me volvió el gusanillo, y habiendo conocido a la Maestra de bel canto de mi tía Guadalupe, que para entonces ya radicaba en Guadalajara y empezaba a dar clases particulares, inicié con ella una preparación no muy profunda pero si, constante, de dos o casi tres años, vocalizando muy seguido, aprendiendo excelentes técnicas de respiración y reponiendo canciones de tipo semiclásico y populares, aunque sin el estudio del terrible ‘solfeo’, al que siempre le saqué la vuelta por no haberlo practicado desde niño o en edad joven al menos.
Ella era la soprano mexicana María Dolores Pedrozo, una persona de edad avanzada, muy seria y formal, pero cariñosa, y que dedicó su vida entera al Arte y con orgullo platicaba de sus triunfos en Europa, en Sudamérica, los Estados Unidos y desde luego en México, donde llegó a cantar como pareja operística del gran tenor italiano, Enrico Caruso en su única gira por nuestro país.
Asistí a sus clases con constancia y dedicación y llegué a presentar exámenes en recitales grupales, siempre acompañados al piano por ella misma y en conocidas obras como: Siboney, Alma mía, Lullabi (canción de cuna), Soñó mi mente loca, El Rosario de Nevin y la bellísima Serenata de Franz Schubert.
Me maduró la voz en buena y educada forma permitiéndome el seguir cantando en forma adecuada en diversas reuniones por bastante tiempo.
Ella, nos platicaba, fue la Maestra y quién le colocó la voz al triunfador ‘Barítono de Argel’, Emilio Tuero, reconocida estrella del Cine Nacional de la Época de Oro.
Lamentablemente falleció casi en forma repentina como en 1957, y con ella se terminaron mis ilusiones de seguir esos estudios ya que no me acomodé en otras Academias, como la del Prof. Justino Camacho Vega, ni la de la Sra. Emilia Galindo de Orozco, en donde continuaron algunos de mis compañeros y buenos amigos, algunos hasta llegar a profesionales reconocidos. En ese tiempo estuve en los coros del Teatro Degollado en donde me tocó compartir con Dña. Pepita Embil, su esposo y en ese tiempo su joven hijo Plácido Domingo Embil y otros renombrados personajes del género chico y de operetas.
A la fecha, ya no conservo la fuerza y el aire para cantar a satisfacción; ni tampoco, en mi plácida y tranquila vida actual, tengo grandes oportunidades para pretender seguir haciéndolo, aunque en las constantes reuniones de exalumnos, me lo piden y más o menos salgo avante, con más esfuerzos y buena voluntad que facultades.
...
Pues bien, ahora si no se aburrieron de leer estas líneas, conocieron un poco más de las muchas loqueras y aficiones de su amigo ALF, el ‘tapatío’ siempre a las órdenes de Ustedes.

4 comentarios:

ALF dijo...

Como dato curioso que no me perdona mi esposa, nunca le llevé a ella ni 'gallo' ni 'serenata', según recuerdo, porque su papá era muy delicado y de arnas tomar, je, je.
De lo último que a veces interpreto ahora, son dos canciones que le encantan a mi 'vieja', 'Presentimiento' y 'Morenita mía' y para mi gusto personal, 'Clavel del aire' y 'Serenata de Molinos de viento'.

Adrisol dijo...

gracias por contar parte de tu vida!!!!!!!!
cuántas cosas has hecho en tu vida!!

felicitaciones, amigo.....

besitosssss

ALF dijo...

Gracias a Ti, por leer mis locuras, amiga ADRISOL...
En laaaargos 75 años y con espíritu aventurero y encaminado a diversas Artes, no me faltaron actividades a las que pude dedicar un poco de mi tiempo.
Y ahora, de 'viejo', aún gozo con los recuerdos de esas vivencias mientras la memoria no se me borre y encontre gente buena y amiga que comparta su tiempo conociendo, y quizás riéndose un rato de mis locuras.

ALF dijo...

Amigo Leonardo... me alegra saber que no solo viste lo último del Blog, sino que sigues en busca de más detalles para tu gusto.
Te respondo aquí, al no tener tu Correo, al que me gustaría poder enviarte algo más de lo que parece quieres saber.
Te pongo el mío a tu disposición: agaraujo1@hotmail.com y ojalá me des el tuyo. Ya respondí tus demás comentarios también.
Saludos y ojala los leas... ALF.